lunes, 20 de junio de 2011

Sermón para el Día del Joven Adventista

REFLEJANDO LA LUZ DEL CIELO
Pr. Ivay Pereira Araújo
TEXTO: Isaías 60:1-3

INTRODUCCIÓN:

El año 2009 abrió sus  puertas  para  recibir en el  palacio  más  importante del mundo (la casa blanca) la figura ilustre del hombre que derrotó al republicano John McCain en las elecciones que iban a definir,  quién será el 42° presidente de la nación más poderosa de la actualidad. Barack Obama estar a escribiendo una nueva página en la historia de los Estados Unidos de América. 

Un joven sencillo, criado sin su padre, viviendo en Indonesia en los años de la infancia, que  llegar a a  la Casa  Blanca  para  brillar delante de  la  nación y del mundo.

El presidente de los Estados Unidos, tiene una influencia que es capaz de cambiar decisiones de varios  países, empezar o acabar con guerras en cualquier parte del mundo, y hasta de movilizar a los empresarios más ricos del planeta (G-20) a una unidad de propósitos en función a la crisis mundial.  

Una influencia como esta, puede ser una poderosa luz para alumbrar las tinieblas del mundo social, o una farsante manera de conducir multitudes a obedecer sus caprichos políticos.

Como cristianos, nosotros comprendemos que estamos en el mundo, pero no somos del  mundo.  ¡Nuestra  misión es ser  una  influencia,  para  reflejar  la  luz del cielo! “El Señor tiene una obra especial que hacer por nosotros individualmente… Podemos ejercer una influencia, una influencia poderosa en el mundo.

Si nos acompaña el poder convincente de Dios, seremos capaces de conducir a las personas del pecado a la conversión”. (Mensajes para los jóvenes, p. 15).

Pero, para resplandecer y para que naciones anden bajo nuestra luz, como nos dijo el  profeta  Isa as, tenemos que tomar grandes e  importantes decisiones todos los d as de nuestra vida, como jóvenes determinados a estar conectados con nuestro dador de vida y esperanza.

¿Quieres saber  los  pasos que tenemos que dar  para  reflejar  la  luz del cielo?

Entonces vayamos a la Biblia  y ella nos mostrará:

1. SIGUIENDO A JESÚS DE CERCA, NO DE LEJOS (San Marcos 14:53,54)

No es posible ser un cristiano auténtico y genuino, si uno no está dispuesto a defender la bandera de Cristo, de la verdad y de la justicia.  Pedro ten a miedo de declarar quien verdaderamente era él.  Esto  puede ser  un  problema para nosotros que, vivimos en un mundo post-modernista y relativista, donde cada uno vive su vida, y nadie quiere ser conocido por los otros en su identidad real.

a.      Ser y no Parecer

       La  mentalidad  post-moderna es enemiga del compromiso espiritual y del desarrollo moral.  Involucra el modo de pensar y de evaluar de los líderes del pensamiento y del entretenimiento, promovido por los medios de comunicación. Hace que muchos jóvenes y adultos quieran ser cristianos, pero no lo demuestran ante de sus amigos de trabajo, facultad y hasta sus propios vecinos. ¡Esto es seguir a Jesús de lejos!

Escrito está: “El Redentor no aceptará un servicio a medias. Diariamente el que trabaja para Dios debe aprender el significado de la entrega propia… Así puede alcanzar el  nivel de  la excelencia cristiana”.  (Mensaje para los Jóvenes, p. 73)

b.      Espiritualidad sin Religiosidad

       En nuestros d as es común encontrar personas que tienen, interés por las cosas espirituales apenas como una manera de energizarse. Es decir, buscan un poder, una energía, una experiencia extra-natural solamente para suplir su carencia espiritual, pero, no quieren compromiso con la religión. La falta de compromiso es “seguir a Jesús de lejos”.

La religión está adaptada al estilo de vida que las personas quieren vivir.  Esto es antropocentrismo. Una religión basada en las necesidades humanas, no en las verdades de Dios. ¡Por eso, muchas iglesias están llenas de personas con el corazón vacío! Están “siguiendo a Jesús de lejos”.

 “La religión debe convertirse en la gran tarea de la vida. Todas las demás   cosas deber an subordinarse a ella. Todas nuestras facultades mentales, físicas y espirituales deben ser empleadas en la lucha cristiana. Debemos mirar a Cristo para recibir fuerza y gracia, y ganaremos la victoria...” (Mensajes para los Jóvenes, p. 67).

 2. CALENTÁNDOSE EN FUEGO EQUIVOCADO (San Marcos 14:66-68)

La experiencia de Pedro nos muestra que cuando uno tiene miedo de comprometerse con Cristo, su senda es muy peligrosa.  ¡En la fría noche de la vida, puede buscar calentarse en fuego equivocado! Muchas serán las fogatas encendidas por el mundo para proveer  el calor que puede calentar el cuerpo, pero que no calentará el corazón. 

a.      Asentado en la silla de los escarnecedores

El salmista dijo que “bienaventurado (feliz, dichoso, grande, noble, elevado), es el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni se ha sentado en la silla de escarnecedores”. En otras palabras, ¡no estuvo calentándose en fuego equivocado!

 Apreciados jóvenes, ¡No hay como hacer las cosas correctas de manera errada!  Lo que es cierto, es cierto.  Lo que es errado, es errado.  En el nombre de Jesús, busque el verdadero fuego, cuando la vida le regala una noche fría y sin esperanza.

b.      El verdadero fuego

El fuego de los altares de sacrificio, el fuego de la zarza ardiente en el  monte Sinaís, es el mismo fuego del shekinar (presencia de Dios), en el lugar santísimo del santuario. Este es el fuego que cada cristiano debe buscar todos los d as para recibir el calor de la presencia de Cristo en su vida.  Esto es dependencia de  Dios.  “La vida cristiana debe ser  una vida de fe constante y  viva. Una confianza inflexible, una firme dependencia de Cristo, proporcionarán paz y seguridad al espíritu”. (Mensajes para los Jóvenes, p. 66).

3. HORA DE BRILLAR (Hechos 2:14 y 41,42)

a.      El momento de tomar decisiones

La historia de Pedro, no termina con la experiencia de un hombre fracasado. La vida de Pedro es un ejemplo para todos nosotros,  los cristianos que tenemos  nuestros altibajos en  la vida.  Una experiencia de alguien, que vaciló y casi perdió la esperanza, pero, sin embargo aprovechó la oportunidad de perdón y se aferró a Dios con ganas de ser un victorioso, paso a ser una luz para alumbrar el camino de muchos.

Llegó el momento de tomar decisiones. Ya no hay más como vivir una  vida doble. Tenemos que comprender la oportunidad de vida que Dios nos da, y la misión que, tenemos que cumplir como sus siervos en este  mundo.  Llegó el  momento de  brillar como  Pedro, y  de ser  una esperanza a los ojos de muchos que muy a menudo están desconsolados y dolidos por los embates de la vida.

“Lo que  necesitáis comprender es  la verdadera fuerza de  la voluntad.  Este es el poder que gobierna en la naturaleza del hombre: el poder de decidir o de elegir. Todas las cosas dependen de la correcta acción de la voluntad. Dios ha dado a los hombres el poder de elegir; depende de ellos el ejercerlo”. (Camino a Cristo, p. 47).

“El verdadero brillo” (Isa 58:8-11)

 No somos estrellas con  brillo  propio.  Dependemos del  brillo de  Dios. La justicia de Cristo  irá delante de  nosotros y  la gloria de Jehová será nuestra retaguardia.  ¡Seremos como huerto de riego, y como manantial cuyas aguas nunca falten!

CONCLUSIÓN: Isaías 58:12

“Cuando el Esp ritu de Dios se posesiona del corazón, transforma la vida. Los pensamientos  pecaminosos  son  puestos  a  un  lado,  las  malas  acciones  son abandonadas; el amor,  la  humildad y  la  paz,  reemplazan a  la ira,  la envidia y las contenciones.  La alegr a  reemplaza a  la tristeza, y el  rostro “refleja la luz del cielo”. (DTG. Pág. 144).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada